La historia de Cuestarica comenzó hace 27 años en un pequeño local del barrio La Luz, en la misma calle donde se encuentra ubicada la Clínica de la Torcoroma, en Ocaña

Hace más de 19 años el restaurante fue trasladado a la cuesta del barrio La Palmita donde adoptó su nombre por razones obvias. Por muchos años el señor Wilson y su esposa trabajaron fuertemente en un negocio de comidas rápidas, ubicado en un local cerca a la clínica de la Torcoroma. Al trasladarse del lugar, con el tiempo el señor Wilson junto con su imaginación y creatividad fue creando una versión única y diferente de las salchipapas, iniciando su inspiración con la salchipapa Salvaje. Con el tiempo fue poco a poco construyendo diferentes tamaños y versiones para el deleite y gusto de todos los Ocañeros y sus visitantes.

Además de brindar comida con buen sabor y creatividad, nuestro nuevo concepto Cuestarica explora la oportunidad de brindarle a nuestros clientes un ambiente tranquilo, colorido y lleno de mucha naturaleza.

Tu Regalo de Cuestarica

¡Participa en nuestro sorteo semanal y obtén gratis uno de nuestros productos!

Ir arriba